Conclusión

Bitcoin es una moneda, aún en evolución, que está siguiendo los pasos naturales de la evolución del dinero muy rápidamente. Su adopción como moneda global es precisamente la tesis alcista de Bitcoin, que se exploró en las anteriores partes de este artículo.

Bitcoin es una moneda incipiente, en evolución desde el estado de coleccionable hacia el de depósito de valor. Como bien monetario no soberano (no dependiente de ningún estado nación) es posible que en algún momento del futuro se convierta en una moneda global, muy parecida al patrón oro en el siglo XIX. Esta adopción como moneda global es precisamente la tesis alcista de Bitcoin, y ya fue formulada por Satoshi Nakamoto en 2010, en una intercambio de emails con Mike Hearn:

Si imaginas que se empieza a usar para una fracción del comercio mundial, y solo habrá 21 millones de monedas para todo el mundo, debería tener un valor mucho mayor por unidad.

Hal Finney, el brillante criptógrafo y receptor de los primeros bitcoins que envió Nakamoto, puso en cifras esta idea poco después del anuncio de la primera implementación funcional de Bitcoin:

Imagina que Bitcoin tiene éxito y se convierte en el principal medio de pago del mundo. Entonces el valor total de la divisa debería ser igual al valor de toda la riqueza del mundo. Las estimaciones actuales de la riqueza familiar mundial que he encontrado oscilan entre 100 y 300 billones de dólares, lo que otorga un valor de alrededor de 10 millones por moneda.

Incluso si Bitcoin no llega a convertirse en una moneda global totalmente desarrollada y solamente compite con el oro como almacén de valor no estatal, está drásticamente infravalorado. Dividiendo el valor total del oro extraído (aproximadamente 8 billones de dólares) entre el número máximo de 21 millones de bitcoins que pueden existir, resulta un valor aproximado de 380.000 dólares por bitcoin. Como hemos visto al analizar los atributos que convierten a un bien monetario en un buen almacén de valor, Bitcoin es superior al oro en todas las dimensiones excepto en cuanto a historia establecida. A medida que avanza el tiempo y el efecto Lindy se afianza, la historia establecida dejará de ser una ventaja competitiva Por eso es razonable esperar que Bitcoin se aproxime, y quizás sobrepase, la capitalización del mercado del oro durante la próxima década. Una crítica a esta hipótesis es que una gran parte del valor del oro proviene de su uso por los bancos centrales como reserva de valor. Para que Bitcoin sobrepase la capitalización del oro será necesaria la participación de naciones estado. Aún no está claro si las democracias occidentales almacenarán bitcoin; por desgracia es más probable que los dictadores de medio pelo y las cleptocracias sean las primeras naciones en entrar al mercado.

Incluso si ninguna nación estado invierte en Bitcoin, el pronóstico sigue siendo alcista. Como depósito de valor no estatal y usado solo por inversores minoristas e institucionales, Bitcoin está al principio de la curva de adopción: la denominada mayoría temprana está entrando ahora al mercado, mientras que la mayoría tardía y los rezagados tardarán aún años en llegar. Un precio entre 100.000 y 200.000 dólares es factible con una participación más amplia de minoristas y, en mayor grado, de inversores institucionales.

Tener bitcoins es una de las pocas apuestas asimétricas en la que cualquier persona del mundo puede participar. Como en las opciones de compra, el lado negativo de la apuesta se limita a perder lo puesto, frente a la posible ganancia de multiplicarlo por 100 o más. Bitcoin es la primera burbuja global cuyo tamaño y alcance solo está limitado por el deseo de los ciudadanos del mundo de proteger sus ahorros de las veleidades de la no-gestión económica de los gobiernos. De hecho, Bitcoin surgió como un fénix de las cenizas de la catástrofe financiera global de 2008, una catástrofe provocada por las políticas de bancos centrales como la Reserva Federal.

Más allá de las implicaciones financieras de Bitcoin, su ascenso como almacén de valor no estatal tendrá consecuencias geopolíticas profundas. Una divisa de reserva global y no inflacionaria forzará a las naciones estado a cambiar su mecanismo de financiación principal: si eliminamos la inflación solo quedan los impuestos, que son mucho menos aceptables políticamente. Los estados encogerán su tamaño de forma proporcional al desgaste político por esta transición a los impuestos como única vía de financiación. En otro ámbito, el comercio global se liquidará de una forma que satisfaría la ambición de Charles de Gaulle de que ninguna nación esté privilegiada frente al resto:

Consideramos necesario que el comercio internacional se establezca sobre un patrón monetario indiscutible, tal como era antes de las grandes desgracias del mundo, y que no lleve la marca de un país en particular.

Dentro de 50 años, ese patrón monetario será Bitcoin.

Reconocimientos

Quiero agradecer a Alex Morcos, John Pfeffer, Pierre Rochard, Mat Balez, Ray Boyapati, Daniel Coleman, Patri Friedman, Ardian Tola and Michael Flaxman por sus valiosos comentarios sobre los primeros borradores de esta serie de artículos. Sanjay Mavinkurve aportó generosamente sus habilidades en diseño para crear algunos de los gráficos en las primeras partes de esta serie.

Sigue al autor en Twitter.

Agradecimientos

El original en inglés ha sido amablemente traducido por Iñigo y Carlos Beltrán.

Aviso legal

Las opiniones presentadas en este artículo y cualquier error existente, son solo mios.

Este artículo tiene fines puramente informativos No debe tomarse como una recomendación de inversión. Busque asesoramiento profesional si desea consejo sobre inversiones.

7 conceptos erróneos sobre Bitcoin

7 conceptos erróneos sobre Bitcoin

Desmentimos 7 de los mitos sobre Bitcoin, de la mano de Lyn Alden: Burbuja, valor intrínseco, escalabilidad, eficiencia energética, volatilidad, prohibición y dónde comprarlo.

El Bitcoin no puede ser prohibido

El Bitcoin no puede ser prohibido

¿Cuáles son las etapas del duelo en relación a Bitcoin como dinero? A medida que el Bitcoin crece en popularidad y uso, ¿qué tan factible será para los gobiernos prohibir o detener el Bitcoin? ¿Sería posible prohibirlo globalmente?